Eutonía

La palabra Eutonía compuesta por los vocablos griego eu (bueno) y tonos (tono), es la empleada para designar al método y pedagogía desarrollada por Gerda Alexander (1908 – 1994) de interpretar, comprender y modificar de manera conciente respuestas fisiológicas autónomas frente a estímulos internos o externos. Conceptualmente, se parte de considerar que a) los pensamientos generan emociones, y las emociones tienen una representación física que se manifiesta en la función tónica muscular; b)mediante movimientos concientes y voluntarios es posible crear regulaciones fisiológicas c)mediante la intención del movimiento también es posible generar regulaciones fisiológicas y d) estas regulaciones tienen repercusiones en el nivel de la autoconciencia.

unnamedLa Eutonía como práctica terapéutica es una actividad que: enseña a las personas a aceptar sus cuerpos y reconectarse con ellos, facilita la construcción de la confianza en sí mismo, invita a descubrir y potenciar recursos personales para atravesar situaciones donde se vivencia sufrimiento. Es importante aclarar que en Eutonía la persona es considerada un alumno, no un paciente, más allá de lo grave e inhabilitante que sea su estado. El concepto de alumno define así una relación en la cual el sujeto que aprende es considerado en sus posibilidades de crecer, crear, aprender, desarrollarse.

Hoy en día abundan las técnicas corporales, psico corporales, espirituales. Tenemos muchas opciones Yoga, Esferodinamia, Feldenkrais, Pilates, Movimiento auténtico, Movimiento expresivo y tantas otras.

 

¿Que es lo que distingue a la Eutonía?

Principalmente la distingue su pedagogía. Su forma de enseñar y transmitir los conocimientos y consignas: permite la investigación individual, no tiene posturas a copiar, no se utiliza música, se aprende anatomía a medida que se conoce el propio cuerpo. La distingue los tiempos dados a cada alumno en la clase para experimentar desde la totalidad del cuerpo desde una célula, del macrocosmos al micro cosmos. La distingue también su acercamiento al lenguaje anatómico fisiológico al mismo tiempo que al lenguaje artístico y terapéutico. Es por ello que podemos descubrir trazos de Eutonía tanto como en la Gestalt, en la preparación corporal de actores y bailarines, en las manos de un músico y pintor, como en una sesión de rehabilitación.

Los eutonistas trabajamos sobre y con el tono. Recordemos, Eutonía es una palabra compuesta por “Eu” prefijo griego que significa “bueno” y el concepto de tono proviene del latín tonus, que a su vez deriva de un vocablo griego que significa “tensión”.

Las experiencias de vida de cualquier persona se imbrican en el cuerpo, están corporizadas[1] . “Actuando sobre la tonicidad se puede influir sobre todo el ser humano”, nos dice Gerda Alexander (1976).

Las influencias internas y externas son recíprocas, porque somos una unidad psico –bio- social. Lo que caracteriza a la Eutonía es el aprendizaje de la posibilidad de fluctuar concientemente el tono. Cuando el sistema mente-cuerpo funciona armoniosamente, sin bloqueos o fijaciones tónicas, el cuerpo vacila sobre las aguas de la vida, adecuándose a cada situación, sin embargo cuando los pensamientos de este organismo se enquistan y permanecen como una canción interna rumiante, que se repite una y otra vez, o cuando actitudes posturales no positivas se instalan y la persona no puede encontrar el modo de salirse del círculo se corre el riesgo de perderse de si mismo, perderse en la vida y arruinarse en el sentido de perder la homeostasis. Y, afortunadamente, cuando la fluctuación no fluye armoniosamente y nos damos cuenta y voluntariamente decidimos hacer algo al respecto, podemos aprender a oscilar, aprender cómo podemos subir o disminuir concientemente nuestros tonos

Para la Eutonía es posible conocer, hacer conciente los aspectos desconocidos de la conducta corporal e investigar corporalmente el vínculo existente entre el tono físico, el tono psíquico y el tono de las personas que nos rodean en interacción permanente.

La conciencia es la facultad de conocerse, no es una condición fija sino que está en constante movimiento, esto quiere decir que el hombre debe trabajar para ampliarla.

Cuanto más bajo es el tono, mayor cantidad de energía habrá que invertir para moverse, porque la musculatura se percibe floja y pesada.

Cuanto más rápidamente o con mayor precisión se desea tocar un instrumento o hacer cualquier cosa, más alto tendrá que ser el tono. La situación ideal de adaptación del tono se produce cuando una persona tiene una conciencia tan clara acerca de cómo quiere realizar la acción que el nivel de tono se adapta de manera refleja al movimiento en cuestión. Y ésto ocurrirá naturalmente cuando el organismo se haya liberado de todas sus fijaciones o bloqueos musculares.

Un folleto explicativo de la escuela de Gerda Alexander presentaba: “Una nueva técnica tendiente a desarrollar la personalidad integral. A través de la cuidadosa atención que se presta a las sensaciones corporales, el estudiante adquiere conciencia de la influencia de las emociones y de las actividades intelectuales sobre todo el organismo y, por lo tanto, sobre las posibilidades de expresión artística en materia de movimiento, modelado, pintura y música. Es además, un sistema de entrenamiento destinado a mejorar la percepción y el control de la postura y el movimiento cotidiano, que se utiliza en la terapia y rehabilitación de pacientes con desórdenes neuromusculares.

CÓMO ES UNA CLASE DE EUTONÍA

En las clasMarina Yoga & Massagees grupales Eutonía te invitamos a activar la curiosidad y pasión por aprender: aprender cómo es tu cuerpo, como funciona, qué le ocurre, cómo reacciona frente a estímulos externos (una voz, el clima, una presión) e internos (nuestra reactividad).

Cada uno trabaja individualmente, sobre una manta o colchoneta. Eventualmente se hacen actividades de a dos, se observan laminas de anatomía. Una clase puede ser muy tranquila, ayudando a reconocer como bajar el tono (calmar, relajar, aflojar, suspirar) mientras que otra activa, para subir el tono (movimientos rápidos, desplazamientos en el espacio). Las clases son sin música, se respetan los tiempos de cada uno. No hay posturas pre establecidas ni modelos para copiar. Se utilizan elementos auxiliares que colaboren con la exploración e investigación: cañas de bambú, almohadoncitos, semillas etc; Se transmiten saberes mediante los principios de la Eutonía: la conciencia de la piel, del espacio interno y de los huesos, el repousser, el transporte, el rodar, rolar y girar, el contacto conciente.

Te invitamos a que te observes neutral y/o objetivamente sin juzgarte, los efectos que las emociones y pensamientos también tienen en tu cuerpo… como otros estímulos posibles.

Las clases duran una hora y media.